HABLA QUE TU SIERVO ESCUCHA


En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Unigénito, para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que el nos amó y nos envió a su Hijo como victima de propiciación por nuestros pecados. 
1JUAN 4, 9 BCEE

Dijo Jesús a los judíos que habían creído en él: 'Si permanecéis en mi palabra, seréis de verdad discípulos míos; conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres'.
JUAN 8, 31-32 BCEE

El malvado huye sin que lo persigan, el honrado está seguro como un león. ... Los que abandonan la ley aplauden al malvado, los que la cumplen se indignan contra él.
PROVERBIOS 28, 1 y 5 BCEE

Fijémonos los unos en los otros para estimularnos a la caridad y a las buenas obras, no faltemos a las asambleas, como suelen hacer algunos, sino animémonos tanto más cuanto más cercano veis el Día. 
HEBREOS 10, 24-25 BCEE

No tienes parte ni herencia en este asunto, porque tu corazón no es recto ante Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad y ruega al Señor, a ver si se te perdona este pensamiento de tu corazón, ya que veo que estás lleno de veneno amargo y esclavizado por la maldad. 
HECHOS DE LOS APÓSTOLES 8, 21-23 BCEE

Pues sé muy bien lo que pienso hacer con vosotros: designios de paz y no de aflicción, daros un porvenir y una esperanza. 
Me invocaréis e iréis a suplicarme, y yo os escucharé. 
Me buscaréis y me encontraréis, si me buscáis de todo corazón. 
JEREMÍAS 29,11-13 BCEE

Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, alzando unas manos limpias, sin ira ni divisiones. 1TIMOTEO 2, 8 BCEE

Por ello, tú que te eriges en juez, sea quien seas, no tienes excusa, pues, al juzgar a otro, a ti mismo te condenas, porque haces las mismas cosas, tú que juzgas. 
ROMANOS 2,1 BCEE

Por eso, animaos mutuamente y edificaos unos a otros, como ya lo hacéis. 
TESALONICENSES 5,11 BCEE

Os ruego, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que digáis todos lo mismo y que no haya divisiones entre vosotros. Estad bien unidos con un mismo pensar y un mismo sentir.  

1 CORINTIOS 1,10 BCEE

Pues donde hay envidia y rivalidad, hay turbulencia y todo tipo de malas acciones. 
SANTIAGO 3, 16 BCEE

Y a los que predestinó, los llamó; a los que llamó, los justificó; a los que justificó, los glorificó. 
ROMANOS 8,30 BCEE

¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos consuela en cualquier tribulación nuestra hasta el punto de poder consolar nosotros a los demás en cualquier lucha, mediante el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios!   
2CORINTIOS 1, 3-4 BCEE

Lo que yo te mando es que tengas valor y seas valiente. No tengas miedo ni te acobardes, que contigo está el Señor, tu Dios, en cualquier cosa que emprendas. 
JOSUE 1, 9 BCEE

Entregaos siempre sin reservas a la obra del Señor, convencidos de que vuestro esfuerzo no será vano en el Señor. 
1 CORINTIOS 15, 58 BCEE

Levanto mis ojos a los montes: 
¿de dónde me vendrá el auxilio? 
El auxilio me viene del Señor, 
que hizo el cielo y la tierra. 
SALMO 121, 1-2 BCEE

Fijémonos los unos en los otros para estimularnos a la caridad y a las buenas obras; no faltemos a las asambleas, como suelen hacer algunos, sino animémonos tanto más cuanto más cercano veis el Día.
HEBREOS 10, 24-25 BCEE

Señor, tú eres mi lámpara; Dios mío, tú alumbras mis tinieblas.
2 SAMUEL 22,29 BCEE

Seguí mirando. Y en mi visión nocturna vi venir una especie de hijo de hombre entre las nubes del cielo. Avanzó hacia el anciano y llegó hasta su presencia. 
A él se le dio poder, honor y reino. Y todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieron. Su poder es un poder eterno, no cesará. Su reino no acabará.
DANIEL 7, 13-14 BCEE

Esto dice el Señor del universo: Pronunciad sentencias justas y practicad el amor y la misericordia unos con otros. No oprimáis a viudas y huérfanos, a emigrantes y pobres, y que nadie ande pensando el mal que va a hacer a su prójimo. 
ZACARIAS 7, 9-10 BCEE

Porque el reino de Dios no es comida y bebida, sino justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo; el que sirve en esto a Cristo es grato a Dios, y acepto a los hombres. Así, pues, procuremos lo que favorece la paz y lo que contribuye a la edificación mutua. 
ROMANOS 14, 17-19 BCEE

Y el Dios de toda gracia que os ha llamado a su gloria eterna en Cristo Jesús, después de sufrir un poco, él mismo os restablecerá, os afianzará, os robustecerá y os consolidará. 
1 PEDRO 5, 10 BCEE

Quiero misericordia y no sacrificio, conocimiento de Dios, más que holocaustos.
OSEAS 6, 6 BCEE

El amigo ama en todo tiempo, el hermano nace para el peligro. 
PROVERBIOS 17, 17

Por el contrario, amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; será grande vuestra recompensa y seréis hijos del Altísimo, porque Él es bueno con los malvados y desagradecidos.  
LUCAS 6,35 BCEE

No hay temor en el amor, sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor tiene que ver con el castigo; quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor. Nosotros amemos a Dios, porque él nos amó primero. 
1 JUAN 4, 18-19 BCEE

La angustia deprime el corazón, una buena palabra lo alegra. 
PROVERBIOS 12, 25 BCEE

El Señor no retrasa su promesa, como piensan algunos, sino que tiene paciencia con vosotros, porque no quiere que nadie se pierda sino que todos accedan a la conversión. 
2 PEDRO, 3, 9 BCEE

"Te basta mi gracia: la fuerza se realiza en la debilidad". Así que muy a gusto me glorío de mis debilidades, para que resida en mi la fuerza de Cristo. Por eso vivo contento en medio de las debilidades, los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. 

2 CORINTIOS 12, 9-10 BCEE

En efecto, por gracia estáis salvados mediante la fe. Y esto no viene de vosotros: es don de Dios. Tampoco viene de las obras, para que nadie pueda presumir. Somos, pues, obra suya. Dios nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras, que de antemano dispuso él que practicásemos. 

EFESIOS 2, 8-10  BCEE


Al oírlo, los discípulos dijeron espantados: "Entonces, ¿quién puede salvarse?". Jesús se les quedó mirando y les dijo: "Es imposible para los hombres, pero Dios lo puede todo".   MATEO 19, 25-26 BCEE

...manteneos en el amor de Dios, aguardando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para la vida eterna.  
JUDAS 1,21 BCEE

Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien; 
tu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa; 
tus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa. 
Esta es la bendición del hombre que teme al Señor. 
SALMO 128, 1-4 BCEE

En todo momento damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones, pues sin cesar recordamos ante Dios, nuestro Padre, la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y la firmeza de vuestra esperanza en Jesucristo nuestro Señor. 
1 TESALONICENSES 1, 2-3 BCEE

Lo que hacéis, hacedlo con toda el alma, como para servir al Señor, y no a los hombres: sabiendo que recibiréis del Señor en recompensa la herencia. 
COLOSENSES 3, 23-24 BCEE


Si alguna vez se enojan, que el enojo no llegue hasta el punto de pecar, ni que les dure más allá de la puesta del sol. Y no den al diablo oportunidad alguna.
EFESIOS 4:26-27 BHTI

¡Pero el Señor es fiel! Él los hará fuertes y los librará del maligno. 

2 TESALONICENSES 3:3 BHTI

no tendrá, pues, éxito ninguna arma esgrimida contra ti, y podrás vencer en juicio a cualquiera que pleitee contra ti. Esta es la herencia de los siervos del Señor, esta es la victoria que por mi alcanzarán -oráculo del Señor-.

ISAIAS 54, 17 BHTI