ACTIVIDADES AÑO 2017

 Curso Elías.

Queridos hermanos; queremos compartir la grata experiencia vivida durante el desarrollo del “Curso Elías: Intercesión con gran poder”, llevado a cabo en la Casa Magnificat los días 4, 11 y 12 de marzo.
Enrique Vilar y Carmen Abate nos dejaron las enseñanzas para ser un buen Intercesor a los ojos de Dios. Después de presentarnos la fuerza de la intercesión a través del profeta Elías y mostrarnos que la Nueva Evangelización se fundamenta en una nueva intercesión con el poder del Espíritu Santo, nos marcaron los principios para que esa intercesión se realizase.
En la vida de un intercesor son indispensables principalmente, tres actitudes para lanzarse a interceder con gran poder.
La primera es la ADORACION. Ser verdaderos Adoradores en espíritu y en verdad. Esa actitud, la oración de contemplación como estilo de vida, nos ayuda a profundizar en los sentimientos de Jesús, de manera que esos sentimientos se van imprimiendo en el alma; sentimientos que son imprescindibles en una intercesión con gran poder.
La segunda es BUSCAR el Reino de Dios, buscar lo que a Él le agrada. “Busquen primero el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás vendrá por añadidura” (Mt 6, 33).
La tercera es CEDER. Inter-Ceder quiere decir estar entre una parte y otra para que una de las partes ceda. El intercesor está llamado a ceder “en lugar del pueblo” para que el Señor ceda.
Además necesitamos aplicar seis principios claves para hacer una oración de intercesión con gran poder:
  • Promesa, apoyándonos en la Palabra de Dios, oramos con sus promesas
  • Puntual, siendo específicos en nuestra petición
  • Positiva, confiando en que el Señor es capaz de cambiar y obrar el milagro.
  • Perseverante, sin cesar, como Elías que oró hasta que la lluvia llegó.
  • Pureza, con corazón puro
  • Poder, con el poder del Espíritu Santo
Finalmente nos presentaron la “Armadura” de protección para el intercesor, guiados por la Carta a los Efesios 6, 13-18.
Todo el curso fue acompañado con diversas dinámicas que nos hacían vivir lo que nos enseñaban.
Terminamos orando para que este curso diera buenos frutos con unos nuevos Intercesores con gran poder, que falta nos hacen, ante tantos campos secos que encontramos en nuestra sociedad.

Nuevos miembros.

Nuestra Comunidad, Siervos de Cristo Vivo, Casa Magníficat de Castellón, se ha llenado de gozo y alegría con los nuevos miembros, el matrimonio Susana Grattoni y Daniel Castro.
Una vez aceptados por el Consejo General de la C.S.C.V., el 8 de febrero, coincidiendo con la Eucaristía recordando al P. Emiliano Tardif, hicieron su promesa de servir al Señor, dando un paso más de compromiso a través de la C.S.C.V. y cumpliendo nuestros Estatutos.
Nuestro asesor espiritual, el P. Eloy, los bendijo para que el Señor los acompañe en el servicio a que se han comprometido. Por ello recibieron un fuerte aplauso de todos los presentes y un caluroso abrazo de sus hermanos de comunidad.
Susana Grattoni y Daniel Castro