ORACIONES DE PETICIÓN.

Jesús dice:

"TU, CUANDO RECES, ENTRA EN TU HABITACIÓN, CIERRA LA PUERTA, Y REZA A TU PADRE, QUE ESTÁ PRESENTE EN LO SECRETO; Y TU PADRE, QUE VE EN LO SECRETO, TE RECOMPENSARÁ". (Mt.6, 6).

Hermano, estas oraciones que te presentamos no son para que las leas de carretilla. La presencia de Dios está en ti; Jesús vivo está presente en tu corazón. Háblales, pues, desde el corazón, como a un Padre, como a un amigo. Entra en Su Presencia y cierra la puerta a otros pensamientos.

Estas oraciones son para ayudarte. Recítalas despacio; que cada palabra salga de tu corazón. Añádales tus propias palabras, llenas de confiada ternura y de amor filial.

Tú mismo experimentarás la grandeza de este encuentro.

ORACIONES DE PETICIÓN.

1-. La oración que Jesús nos enseñó.

(Mt. 6, 9-13).

Padre nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación,

y líbranos del mal.

2-. Líbranos de todos los males, Señor,

Y concédenos la paz en nuestros días,

para que, ayudados por tu misericordia,

vivamos siempre libres de pecado

y protegidos de toda perturbación,

mientras esperamos la gloriosa venida

de nuestro Salvador Jesucristo.

3- . Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

danos la paz.

4 -REFLEXIÓN SOBRE LA ORACION DEL PADRE NUESTRO.

No digas, Padre Si cada día no te portas como un hijo.

No digas, Nuestro Si vives aislado en tu egoísmo.

No digas, Que estás en los cielos Si sólo piensas en las cosas terrenas.

No digas, Santificado sea tu Nombre Si no lo honras.

No digas, Venga a nosotros tu Reino Si lo confundes con el éxito material.

No digas, Hágase tu Voluntad Si no lo aceptas cuando es dolorosa.

No digas, El pan nuestro de cada día dánoslo hoy Si teniéndolo tú, no te preocupas por la gente con hambre, sin cultura ni vivienda.

No digas, Perdónanos nuestras deudas Si guardas rencor a tu hermano.

No digas, No nos dejes caer en tentación Si tienes intención de seguir pecando.

No digas, Líbranos del mal Si no tomas parte activa contra el mal.

No digas, Amén Si no has tomado en serio las palabras del Padre Nuestro.

 

5 - ORACIÓN DE SAN AGUSTIN

PIDIENDO LA PROTECCIÒN DE DIOS.

AMABILÍSIMO SEÑOR JESUCRISTO, VERDADERO DIOS, QUE DEL SENO ETERNO DEL PADRE OMNIPOTENTE, TU FUISTE ENVIADO AL MUNDO PARA ABSOLVER LOS PECADOS, REDIMIR A LOS AFLIGIDOS, SOLTAR A LOS ENCARCELADOS, CONGREGAR A LOS VAGABUNDOS, CONDUCIR A SU PATRIA A LOS PEREGRINOS, COMPADÉCETE DE LOS VERDADERAMENTE ARREPENTIDOS, CONSUELA A LOS OPRIMIDOS Y ATRIBULADOS; DÍGNATE ABSOLVER Y LIBERARME A MÍ, A TU CRIATURA, DE LA AFLICCIÓN Y TRIBULACIÓN EN QUE ME VEO, PORQUE TÚ RECIBISTE DE DIOS PADRE TODOPODEROSO EL GÉNERO HUMANO PARA QUE LO COMPRASES Y, HECHO HOMBRE, PRODIGIOSAMENTE NOS COMPRASTE EL PARAÍSO CON TU PRECIOSA SANGRE, ESTABLECIENDO UNA PAZ COMPLETA ENTRE LOS ÁNGELES Y LOS HOMBRES.

ASÍ PUES, DÍGNATE, SEÑOR, INTRODUCIR Y CONFIRMAR UNA PERFECTA CONCORDIA ENTRE MIS ENEMIGOS Y YO Y HACER QUE SOBRE MÍ RESPLANDEZCA TU PAZ, GRACIA Y MISERICORDIA, MITIGANDO Y EXTINGUIENDO TODO ODIO Y FUROR QUE CONTRA MÍ TUVIERON MIS ADVERSARIOS, COMO LO HICISTE CON ESAÚ, QUITÁNDOLE TODA LA ADVERSIÓN QUE TENÍA CONTRA SU HERMANO JACOB.

EXTIENDE, SEÑOR JESUCRISTO, SOBRE MÍ TU CRIATURA, TU BRAZO Y TU GRACIA Y DÍGNATE LIBERARME DE TODOS LOS QUE ME ODIA, COMO LIBERASTE A ABRAHAM DE LAS MANOS DE LOS CALDEOS; A SU HIJO ISAAC DE LA CONSUMACIÓN DEL SACRIFICIO; A JOSÉ, DE LA TIRANÍA DE SUS HERMANOS; A NOÉ, DEL DILUVIO UNIVERSAL; A LOT, DEL INCENDIO DE SODOMA; A MOISÉS Y ABRAHAM, TUS SIERVOS Y AL PUEBLO DE ISRAEL, DEL PODER DEL FARAÓN Y DE LA ESCLAVITUD DE EGIPTO; A DAVID, DE LAS MANOS DE SAÚL Y DEL GIGANTE GOLIAT; A SUSANA, DEL CRIMEN Y DEL FALSO TESTIMONIO; A JUDIT, DEL SOBERBIO E IMPURO HOLOFERNES; A DANIEL DE LA CUEVA DE LOS LEONES; A LOS TRES JÓVENES, SIDRAC, MISAC Y ABEDÉNEGO, DE LA CALDERA DE FUEGO ARDIENTE; A JONÁS, DEL VIENTRE DE LA BALLENA; A LA HIJA DE LA MUJER CANANEA, DE LA OPRESIÓN DEL DEMONIO; A ADÁN, DE LA PENA DEL INFIERNO; A PEDRO DE LAS OLAS DEL MAR; Y A PABLO, DE LAS CELDAS DE LA CÁRCEL.

OH AMABILÍSIMO SEÑOR JESUCRISTO, HIJO DE DIOS VIVO, ATIÉNDEME TAMBIÉN A MÍ............(NOMBRE), CRIATURA TUYA, Y VEN CON PRONTITUD EN MI AYUDA, POR TU ENCARNACIÓN, POR TU NACIMIENTO, POR EL HAMBRE, POR LA SED, POR EL FRÍO, POR EL CALOR, POR LOS TRABAJOS Y POR LAS AFLICCIOINES; POR LOS SALIVAZOS Y BOFETADAS; POR LOS AZOTES Y CORONA DE ESPINAS; POR LOS CLAVOS, HIEL Y VINAGRE; POR LA MUERTE CRUEL QUE POR MÍ PADECISTE; POR LA LANZA QUE TRANSPASÓ TU PECHO; Y POR LAS SIETE PALABRAS QUE DIJISTE EN LA CRUZ, "PADRE PERDÓNALES, PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN". DESPUÉS AL BUEN LADRÓN QUE ESTABA CONTIGO CRUCIFICADO: "YO TE ASEGURO: HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO". DESPUÉS AL MISMO PADRE: "DIOS MIO, DIOS MIO, PORQUÉ ME HAS ABANDONADO."

DESPUÉS A TU MADRE "MUJER AHÍ TIENES A TU HIJO" DESPUÉS AL DISCÍPULO: "AHÍ TIENES A TU MADRE", MOSTRANDO QUE ASÍ QUE CUIDABAS DE TUS AMIGOS. DESPUÉS DIJISTE:"TENGO SED", PORQUE DESEABAS NUESTRA SALVACIÓN Y LA DE LAS ALMAS SANTAS QUE ESTABAN EN EL LIMBO.DIJISTE DESPUÉS A TU PADRE."EN TUS MANOS ENCOMIENDO TU ESPÍRITU. Y POR ÚLTIMO EXCLAMASTE "TODO ESTÁ CONSUMADO", PORQUE ESTABAN CONCLUÍDOS TODOS TUS TRABAJOS Y DOLORES.

TE RUEGO PUES, QUE POR TODO ESTO Y POR TU BAJADA AL LIMBO, POR TU GLORIOSA RESURRECCIÓN, POR LAS FRECUENTES CONSOLACIONES QUE DISTE A TUS DISCÍPULOS, POR TU ADMINRABLE ASCENSIÓN, POR LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO, POR EL TREMENDO DÍA DEL JUICIO, COMO TAMBIÉN POR TODOS LOS BENEFICIOS QUE HE RECIBIDO DE TU BONDAD.

TU ME CREASTE DE LA NADA, ME REDIMISTE, ME CONCEDISTE TU SANTA FE, ME FORTALECISTE CONTRA LAS TENTACIONES DEL DEMONIO, Y ME PROMETISTE LA VIDA ETERNA.

POR TODO ESO, REDENTOR MIO, COMPADÉCETE DE MÍ, MISERABLE CRIATURA, TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA. OH DIOS DE ABRAHAM, DIOS DE ISAAC Y DIOS DE JACOB, COMPADÉCETE DE MÍ....(NOMBRE), CRIATURA TUYA Y MANDA EN MI AUXILIO A TU SANTO ARCÁNGEL MIGUEL, QUE ME GUARDE Y ME DEFIENDA DE TODOS MIS ENEMIGOS CARNALES Y ESPIRITUALES, VISIBLES E INVISIBLES.

Y TÚ, MIGUEL, ARCANGEL SANTO DE CRISTO, DEFIÉNDEME EN LA ÚLTIMA BATALLA, PARA QUE NO PEREZCA EN EL TREMENDO JUICIO. ARCÁNGEL DE CRISTO, SAN MIGUEL, TE PIDO POR LA GRACIA QUE MERECISTE Y POR NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, QUE ME LIBRES DE TODO MAL Y DEL ÚLTIMO PELIGRO A LA HORA POSTRERA DE LA MUERTE.

SAN MIGUEL, SAN GABRIEL, SAN RAFAEL Y TODOS LOS OTROS ÁNGELES Y ARCÁNGELES DE DIOS, SOCORRAN A ESTA MISERABLE CRIATURA.
LES RUEGO HUMILDEMENTE QUE ME PRESTEN SU AUXILIO, PARA QUE NINGÚN ENEMIGO ME PUEDA CAUSAR DAÑO TANTO EN EL CAMINO, COMO EN CASA, ASÍ EN EL AGUA COMO EN EL FUEGO, O VELANDO O DURMIENDO, O HABLANDO O CALLADO, TANTO EN LA VIDA COMO EN LA MUERTE.

EH AQUÍ LA CRUZ + DEL SEÑOR, HUYAN POTENCIAS ENEMIGAS. VENCIÓ EL LEÓN DE LA TRIBU DE JUDÁ, DESCENDIENTE DE DAVID. !ALELUYA¡

SALVADOR DEL MUNDO, SÁLVAME. SALVADOR DEL MUNDO, AYÚDAME. TÚ QUE POR TU SANGRE Y POR TU CRUZ ME REDIMISTE, SÁLVAME Y DEFIÉNDEME HOY Y EN TODO TIEMPO.

AGIOS O THEÓS, + AGIOS ISCHIRÓS + AGIOS AHTÁNATOS, + ELEISON IMÁS. DIOS SANTO, + DIOS FUERTE, + DIOS INMORTAL, + TEN MISERICORIDA DE NOSOTROS.
CRUZ DE CRISTO +, SÁVAME. CRUZ DE CRISTO +, PROTÉGEME. CRUZ DE CRISTO +, DEFIÉNDEME.

EN EL NOMBRE DEL PADRE + Y DEL HIJO + Y DEL ESPIRITU SANTO +.
AMÉN.

SAN AGUSTIN

6.- Oración de la Sangre de Cristo

Señor Jesús, en tu nombre y con
el Poder de tu Sangre Preciosa
sellamos toda persona, hechos o
acontecimientos a través de los cuales
el enemigo nos quiera hacer daño.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos toda potestad destructora
en el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas
de la naturaleza, en los abismos del infierno,
y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
rompemos toda interferencia y acción del maligno.
Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares
y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
acompañada de San Miguel, San Gabriel,
San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
(nombrar a cada una de ellas),
las personas que el Señor enviará a ella,
así como los alimentos y los bienes que
Él generosamente nos envía
para nuestro sustento.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos tierra, puertas, ventanas,
objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,
y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
alrededor de toda nuestra familia.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos los lugares en donde vamos
a estar este día, y las personas, empresas
o instituciones con quienes vamos a tratar
(nombrar a cada una de ellas).

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
los negocios de toda nuestra familia,
y los vehículos, las carreteras, los aires,
las vías y cualquier medio de transporte
que habremos de utilizar.

Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
las mentes y los corazones de todos los habitantes
y dirigentes de nuestra Patria a fin de que
Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.

Te agradecemos Señor por Tu Sangre
y por Tu Vida, ya que gracias a Ellas
hemos sido salvados y somos preservados
de todo lo malo.
Amén.

7.- ORACION "HAZME INTRUMENTO DE TU PAZ"

Oh, Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:
Donde hay odio, que yo lleve el Amor.
Donde hay ofensa, que yo lleve el Perdón.
Donde hay discordia, que yo lleve la Unión.
Donde hay duda, que yo lleve la Fe,
Donde hay error, que yo lleve la Verdad.
Donde hay desesperación, que yo lleve la Esperanza
Donde hay tristeza, que yo lleve la Alegría.
Donde están las tinieblas, que yo lleve la Luz.

Oh Maestro, haced que yo no busque tanto:
A ser consolado, sino a consolar.
A ser comprendido, sino a comprender.
A ser amado, sino a amar.
Porque: Es dando, que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la Vida Eterna.

S. Francisco

8.- SECUENCIA DE PENTECOSTES

Ven, Dios Espíritu Santo, y envíanos desde el cielo tu luz, para iluminarnos.

Ven ya, padre de los pobres, luz que penetra en las almas, dador de todos los dones.

Fuente de todo consuelo, amable huésped del alma, paz en las horas de duelo.

Eres pausa en el trabajo; brisa, en un clima de fuego; consuelo, en medio del llanto.

Ven, luz santificadora, y entra hasta el fondo del alma de todos los que te adoran.

Sin tu inspiración divina los hombres nada podemos y el pecado nos domina.

Lava nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos y cura nuestras heridas.

Doblega nuestra soberbia, calienta nuestra frialdad, endereza nuestras sendas.

Concede a aquellos que ponen en ti su fe y su confianza tus siete sagrados dones.

Danos virtudes y méritos, danos una buena muerte y contigo el gozo eterno.

9.- ORACION DE FIN DE AÑO

Señor mi Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que he recibido de Ti.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.

Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que están más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también Señor, hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado, perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte, por todos mis olvidos, descuidos y silencios. Nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año, detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo "TÚ" sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la humildad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno, que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a cada paso que doy.

Y cólmame también a mí de bondad y de alegría para que cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad.
Amén.

10.- ORACIÓN DE PRINCIPIO Y FIN DE AÑO...

Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad,
tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.
Al terminar este año quiero darte gracias
por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores,
el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto
fue posible y por lo que no pudo ser.
Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que
pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos
y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé,
las amistades nuevas y los antiguos amores,
los más cercanos a mí y los que estén más lejos,
los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar,
con los que compartí la vida, el trabajo,
el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón,
perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado,
por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho,
y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando
y que hasta ahora vengo a presentarte.
Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año
y detengo mi vida ante el nuevo calendario
aún sin estrenar y te presento estos días
que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría,
la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad
llevando a todas partes un corazón lleno
de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios
a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno
que mi espíritu se llene sólo de bendiciones
y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que,
cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí
encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos
a repartir felicidad...
Amén

11.- ORACIÓN POR LOS SACERDOTES

Omnipotente y Eterno Dios, dignate mirar el Rostro de Tu Cristo, el Eterno Sumo Sacerdote, y por Amor a El, ten piedad de tus sacerdotes.

Acuérdate oh Dios Misericordioso, que no son mas que débiles y frágiles criaturas. Manten vivo en ellos el fuego de tu Amor, guárdalos cerca de Ti, para que el enemigo no prevalezca contra ellos y nunca sean indignos de su sublime vocacion.

Jesús te ruego por tus fieles y fervorosos sacerdotes, por los tibios e infieles, por los sacerdotes que trabajan cerca o en lejanas misiones, por los sacerdotes que sufren tentacion, por los que sufren soledad y desolación, por tus jóvenes Sacerdotes, por tus ancianos sacerdotes, por tus sacerdotes enfermos, por tus sacerdotes agonizantes, por las almas de tus sacerdotes que padecen en el purgatorio.

Pero sobre todo te pido por los sacerdotes que me son mas queridos.
Por el sacerdote que me bautizó, por los que me perdonaron mis pecados, por los sacerdotes a cuyas misas he asistido y me dieron Tu Cuerpo yTu Sangre en la Sagrada Eucaristía, a los sacerdotes que me enseñaron e instruyeron, que me animaron y me aconsejaron, a todos los sacerdotes a los que me une una deuda de gratitud.

Oh Jesús, guárdalos cerca de tu Corazón y concédeles abundantes gracias y bendiciones en esta vida y en la eterna. Amen,

12.- ORACIÓN POR LA PAZ SOCIAL (Oración de apertura en el senado de kansas)

"Señor, venimos delante de Ti este día, para pedirte perdón y para pedir tu dirección.

Sabemos que tu Palabra dice: 'Maldición a aquellos que llaman bien lo que está mal' y es exactamente lo que hemos hecho.

Hemos perdido el equilibrio espiritual y hemos cambiado nuestros valores.

Hemos explotado al pobre y hemos llamado a eso 'suerte'.

Hemos recompensado la pereza y la hemos llamado 'ayuda social'.

Hemos matado a nuestros hijos que aun no han nacido y lo hemos llamado ''la libre elección'

Hemos abatido a nuestros condenados y lo hemos llamado 'justicia'

Hemos sido negligentes al disciplinar a nuestros hijos y lo hemos llamado ''desarrollar su autoestima'

Hemos abusado del poder y hemos llamado a eso: 'política'

Hemos codiciado los bienes de nuestro vecino y a eso lo hemos llamado 'tener ambición'

Hemos contaminado las ondas de radio y televisión con mucha grosería y pornografía y lo hemos llamado 'libertad de expresión'

Hemos ridiculizado los valores establecidos desde hace mucho tiempo por nuestros ancestros y a esto lo hemos llamado 'obsoleto y pasado'

Oh Dios, mira en lo profundo de nuestros corazones; purifícanos y líbranos de nuestros pecados.

Amen.

13.- ORACIÓN AL PADRE

Señor, te doy gracias por haberme hecho partícipe y colaborador de tu paternidad.

Haz que sea, para mis hijos, un auténtico padre.Que nunca les haga faltar el cariño y el calor de un hogar.

Que mi vida sea para ellos guía fuerza y seguridad.

Que en mi trabajo diario, yo tenga presente lo que ellos son y lo que necesitan de mí.

Que yo sea capaz, con el ejemplo de mi vida, de forjar su personalidad, de educarlos para ser personas comprometidas contigo y con los demás.

Haz, Señor, que en mi vejez pueda, al mirarlos, decirte:

”GRACIAS SEÑOR, PORQUE NO DESFIGURÉ TU IMAGEN DE PADRE”

14.- ORACION DE PROTECCION

NOS VESTIMOS CON LA ARMADURA DE DIOS
(EFESIOS 6; 13)

(Con sus manos colocarse una armadura)

Me pongo la armadura de Dios, para estar vestido de Cristo.

(Poner las manos sobre la cabeza) Me pongo el casco de la salvación en la cabeza y llevo mi mente a la cautividad de nuestro Señor Jesucristo. Someto mi voluntad a la tuya y ruego porque tu voluntad perfecta se haga en mi.

(Poner las manos sobre sus ojos) Me pongo el casco de la salvacion sobre mis ojos para ver con los ojos de Jesús.

(Poner las manos sobre la nariz) Me pongo el casco de la salvaciön sobre mi nariz. para participar de las fragancias de nuestro señor Jesucristo y yo sea agradable a Él.

(Poner las manos sobre sus orejas) Me pongo el casco de la salvación sobre mis orejas para escuchar la voz del Señor y solamente obedecer su voz.

(Poner sus manos sobre su boca) Me pongo el casco de la salvación sobre la boca, para que las palabras de mi boca y las meditaciones de mi corazon sean agradables a ti ¡oh Señor¡, mi fuerza y mi redentor.

(Poner las manos sobre su pecho) Me pongo la coraza de rectitud porque yo no tengo una que se mia.

(Ajustar sus manos a la cintura) Me pongo el cinturón de la verda en mi cintura para pararme con seguridad, fortalece al hombre// mujer, en mi interior.

(Colocarse las sandalias en los pies) Me pongo las sandalias del evangelio de la paz y me calzo los pies con la plenitud del evangelio, para ir y proclamar la buena nueva del Senor Jesucristo.

(Empuñar el escudo de la fe en la mano izquierda) Sostengo el escudo de la fe con la mano izquierda, para desviar las flechas incendiarias del enemigo. Tu, oh Señor, eres mi fortañeza, mi baluarte y mi redentor. A ti solamente acudo.

(Empuñar la espada de la palabra en la mano derecha) Empuño la espada del espiritu, con la mano derecha, que es mas aguda que cualquier espada de dos filos, penetrando y discerniendo las intenciones del corazon. Cúbreme con tu preciosa sangre y crea en mi un corazón limpio y no permitas que caiga la maldad sobre mi.

(Colocarse con el gesto de las manos una vallada de fuego) Erige un grueso escudo de fuego alrededor de mi y no permitas que caiga sobre nosotros ninguna maldad.

Me pongo a mi mismo y pongo a toda mi familia ascendentes y descendentes por consaguinidad y finidad de generación en generación, a mi comunidad, y al mundo entero, bajo la cruz de Jesús y la proteccion de su Sangre preciosa.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo. Amen. (Hacer la señal de la cruz)

15.- ORACIÓN PIDIENDO EL PERDÓN DE UNO MISMO.

Señor Jesús:
En este momento yo necesito que tu Espíritu Santo descienda sobre mí para que él sondee lo más profundo de mi ser y me muestre qué hay en mí que yo no acepto, cuáles realidades de mi vida me impiden el gozo y la felicidad plena. Yo quiero perdonarme a mí mismo y a los demás.

Necesito tu ayuda para conocer qué no acepto de mi físico: estatura, peso, color, pelo, mi edad, mi historia.

Necesito reconocer aquellas carencias que he tenido de amor, de ternura, el apoyo de mis padres de mis hermanos o de aquellas personas que me han rodeado, si aluna vez han intentado violarme, el divorcio de mis padres, el alcoholismo de algún familiar, el abandono de papá o de mamá o infinidades de situaciones que han rodeado mi vida.

Fluye Espíritu Santo en mi interior y revela cuáles son esas situadiones que me aplastan y me deprimen.

Sigue caminando en mi interior, Señor, y pido la intercesión de tu Madre, la Virgen María, para que vaya mostrando cuáles comportamientos míos han herido o molestado a los demás. Por la sangre que sana y libera, muéstrame, Señor, si yo no he dado el amor que los demás han necesitado de mí.

Quiero aceptar el perdón tuyo, Señor, por no haberte sido fiel, por no haber hecho lo que querías que hiciese.

Quiero dejar mí pasado en las manos misericordiosas tuyas. Introduzco mi vida y la esconde en ti, porque sólo ahí estoy seguro, especialmente en tu costado, de donde manó sangre y agua para ser lavado por ti.

Tú sabes, Señor, que no podemos devolver el tiempo hacia atrás, ni cambiar las vivencias, pero entendemos que tú puedes saturar las heridas del pasado y sanar cualquier fracaso sufrido en nuestras vidas.

Quiero empezar de nuevo. Necesito nueva vida, te lo pido, Señor, desde lo más profundo de mi corazón. No quiero perder el gozo del presente por no olvidar el pasado., Quiero decir, como el Apóstol Pablo en Filipenses 3,13 “olvido lo que dejé atrás y me lanzo a lo que está por delante”.

Presento tus cinco llagas y por ellas pido sanación. Tomo control de todo lo pasado y olvido y perdono. Lo dejo en tus manos de buen pastor y en fe te doy gracias por mi sanación del pasado, por ese perdón que me das y que a través de él recibo sanidad, porque tu perdón sana, Señor.

Pedro fue sanado de la infidelidad para contigo cuando lo miraste a los ojos y le preguntaste: Pedro, ¿me amas? Y después de hacerlo tres veces llegó la paz a ese discípulo. Quiero mi paz, Jesús, mírame a los ojos. Quiero sentir ese perdón en mi corazón para que el gozo y la paz lleguen a mí.

En este momento te pido, Señor Jesús y a mi madre María, que perdones mis desobediencias, el salirme de tus caminos, el haberme dejado conducir por la carne, realizando actos impuros y fuera de ti.

Toma todas mis actitudes negativas y perdóname, Señor, y me perdono a mí mismo, por haber participado en drogas, sexo desenfrenado, aborto, brujerías, chismes, actos de soberbia, alcoholismo, juegos de azahar, corrupción de cualquier índole.

Yo te pido perdón, Señor, y me perdono a mí mismo. Necesito ese perdón para continuar caminando en tu paz.

Maestro, te necesito y con mucha humildad continúo dándote las gracias por ese amor tan profundo que sientes por mí, y sé de tu gran preocupación por cada una de tus ovejitas.

Permíteme sentir ese tan amor por ti, Señor, para conmigo y tu abrazo fraterno, ese amor que nadie puede darnos, excepto tú, Señor.

Llena ese vacío interior que solo tú, amado Jesús, puedes llenar.

Amigo fiel, que nos prometes que aunque nuestras madres nos abandonen tú nunca nos abandonarás y sé que en cada segundo de nuestra existencia, tu presencia es grande y poderosa.

Te alabo, te bendigo, te glorifico y te doy gracias por todo lo que tú estás haciendo en mí y continuaras haciendo para honor y gloria tuya. Amén.